NYTimes 

Profundos recortes de gastos en PR no curarán la isla y impulsarán a los futuros contribuyentes lejos de ella. Los acreedores que apuestan a un caballo enfermo en ganar una carrera, deben aceptar una pérdida lógica de su $ .