Más de tres semanas después de que explotara el escándalo, Héctor O’Neill seguía este miércoles aferrado a una silla desde la cual ya es incapaz de ejercer el poder del cargo de alcalde de Guaynabo que ostenta desde 1993.

via El indefendible caso O’Neill | Nada personal