Donald J. Trump saldrá de la Casa Blanca como ciudadano privado el próximo mes encaramado sobre una pila de efectivo de campaña inaudito para un presidente saliente, y con pocos límites legales sobre cómo puede gastarlo.

For Trump, time spent in the White House was worth it.